VIDA REAL – EPISODIO 11: GORDOFOBIA

VIDA REAL – EPISODIO 11: GORDOFOBIA

La GORDOFOBIA se define como ese sesgo automático y usualmente inconsciente que lleva a discriminar, rechazar o burlar a las personas con sobrepeso, especialmente cuando éstas son mujeres.

En este episodio de VIDA REAL, la publicista y activista bumanguesa Adriana Convers @fatpandora nos habla sobre la gordofobia, la moda y su libro A Todas nos Pasa. Un capítulo indispensable para todos.

VIDA REAL

PRODUCCIÓN, DIRECCIÓN Y LIBRETOS: Verónica Orozco Abad

INGENIERÍA: Maria Elisa Ayerbe

POST PRODUCCIÓN: Nicolás Achury

MÚSICA ORIGINAL: Felipe Navia y Nicolás Achury

VIDA REAL – EPISODIO 10: TELEVISIÓN Y FEMINISMO

VIDA REAL – EPISODIO 10: TELEVISIÓN Y FEMINISMO

El contenido televisivo que consumimos es un reflejo de la sociedad en la que vivimos. En tiempos como estos, en los que la diversidad y la inclusión son fundamentales, analizar la televisión desde diferentes perspectivas se hace absolutamente necesario.

En este episodio de Vida Real, JULIANA ABAÚNZA nos enseña a cuestionar nuestras series favoritas desde una perspectiva feminista y ver en ellas un espejo de lo que somos y lo que podemos llegar a ser.

VIDA REAL

PRODUCCIÓN, DIRECCIÓN Y LIBRETOS: Verónica Orozco Abad

INGENIERÍA: Maria Elisa Ayerbe

POST PRODUCCIÓN: Nicolás Achury

MÚSICA ORIGINAL: Felipe Navia y Nicolás Achury

VIDA REAL – EPISODIO 9: SÍNDROME DEL IMPOSTOR

VIDA REAL – EPISODIO 9: SÍNDROME DEL IMPOSTOR

Se le conoce como SÍNDROME DEL IMPOSTOR al fenómeno psicológico que sufren millones de personas exitosas alrededor del mundo que se sienten incapaces de asimilar sus logros. En este nuevo episodio, hablamos nuevamente con la psicóloga VERÓNICA REYES, quien nos explica claramente este síndrome, sus causas y nos comparte ejercicios que pueden ayudar a superarlo.

VIDA REAL

PRODUCCIÓN, DIRECCIÓN Y LIBRETOS: Verónica Orozco Abad

INGENIERÍA: Maria Elisa Ayerbe

POST PRODUCCIÓN: Nicolás Achury

MÚSICA ORIGINAL: Felipe Navia y Nicolás Achury

Todos los derechos reservados INDIO FILMS CORP.

VIDA REAL – EPISODIO 8: SOSTENIBILIDAD

VIDA REAL – EPISODIO 8: SOSTENIBILIDAD

Mariana Matija es la experta que nos acompaña en este nuevo episodio de Vida Real. En él, nos ayuda a entender conceptos tan importantes como sostenibilidad, desarrollo sostenible y huella ambiental, además de dejarnos profundos cuestionamientos sobre nuestra relación con los demás seres vivos y sobre el futuro de nuestro planeta.

VIDA REAL

PRODUCCIÓN, DIRECCIÓN Y LIBRETOS: Verónica Orozco Abad

INGENIERÍA: Maria Elisa Ayerbe

POST PRODUCCIÓN: Nicolás Achury

MÚSICA ORIGINAL: Felipe Navia y Nicolás Achury

Todos los derechos reservados INDIO FILMS CORP.

LA MENTE PEREZOSA

LA MENTE PEREZOSA

En mi adolescencia, el verbo “procrastinar” no existía. Al menos no lo usábamos ni sabíamos lo que significaba. Al hecho de ponerse a hacer cualquier otra cosa que no fuera lo que deberíamos estar haciendo, le llamábamos PEREZA. Pereza de empezar a hacer esa exposición, pereza de terminar la tarea, pereza de sacar un 5 cuando con un 3.5 paso y por lo tanto, puedo estudiar antes de entrar. Dejarlo todo para el último momento y tener que correr, sufrir y angustiarse porque voluntariamente uno se dejó coger de la noche, no era más que una de esas formas extremas y estúpidas en la que muchos viven su vida.

Yo por supuesto, hago parte de ese desagradable grupo de gente que vive su vida de esa forma extrema y estúpida. Diría incluso que si buscan la palabra PROCRASTINACIÓN en el diccionario, encontrarán junto a su definición, una foto mía ahogada en llanto y tareas por hacer mientras veo sin ver el celular, o me pongo a hornear un pan de banano o leo un libro en lugar de estar haciendo lo que debería.

Actualmente y dada la naturaleza de lo que hago, a esa procrastinación ahora le digo “bloqueo de escritor”. Cada que me siento frente a la página en blanco, no sé qué hacer. Siento ganas de llorar, de arrancarme el pelo. Me da una angustia de esas que se sienten como un nudo en el estómago y me quiero parar de ahí. Entonces pienso que lo mejor es tomar agua y meditar un poco. Me levanto de la silla y voy por agua y en el camino me doy cuenta de que no he lavado ropa en varios días. Entonces asumo que si me pongo a lavar a ropa, le daré un descanso a mi cerebro y cuando me siente nuevamente frente a la hoja en blanco, tendré la inspiración necesaria para hacer lo que debo. Pero ese momento nunca llega y mi siguiente interacción con la hoja en blanco llega cargada de estrés, angustia y ganas de vomitar porque se me acabó el tiempo y a su vez, mi mente fluye como el agua aprovechando la descarga de adrenalina que trae el miedo de no cumplir, logrando terminar lo que debía en el minuto exacto pero mentalmente exhausta y completamente drenada de energía.

Sobre esa forma de relacionarme con mis ocupaciones tengo dos teorías, que seguro alguien más ya descubrió y escribió sobre ello a tiempo (guiño de mi cerebro procastinador). La primera tiene que ver con nuestra propia mente y su constante necesidad de sabotearnos. Cualquiera que haya leído por lo menos un libro de autoayuda, sabe que nuestra mente viene programada para odiarnos. Bueno, no tanto para odiarnos como para enredarnos el triunfo, cosa que pa mí viene siendo lo mismo. Según los traumas que cada uno de nosotros tiene, nuestra mente va poniendo trabas en esa búsqueda de la felicidad y el éxito, en forma de preocupaciones y problemas. Muchas veces nuestra mente torturadora y angustiada, al ser la dueña de nuestra voz interior, es la primera que tiene algo que decir sobre nuestras decisiones y proyectos, exponiendo de una manera bastante familiar todos nuestros miedos y temores. Es por eso que cuando decidimos escucharla sin cuestionarla, asumiendo que lo que dice es una verdad absoluta, terminamos sin darnos cuenta saboteando nuestra propia felicidad. Cuando procrastinamos no hacemos nada más que derrochar uno de nuestros bienes más valiosos y limitados, nuestro propio tiempo. Y como procrastinar no significa disfrutar el tiempo libre, no estamos trabajando en lo que deberíamos pero tampoco estamos descansando relajadamente porque nuestra mente nos recuerda con angustia que deberíamos estar ocupados. Es como estar en un limbo de desesperación que no nos deja movernos ni pa un lado, ni pal otro.

La segunda teoría tiene que ver con el estrés que nos produce dejar nuestras ocupaciones para el último minuto. El estrés, así como la felicidad, la tristeza, el miedo y hasta la excitación, logran que nuestro corazón lata con fuerza, haciéndonos sentir vivos. Sin saberlo entonces, nos vamos por la vida buscando situaciones y momentos que nos den “vida”, que nos hagan sentir el corazón. Es como lanzarse de un paracaídas pero sin el riesgo de morir aplastado contra el suelo. Aquí el “único” riesgo es vivir una vida de insatisfacción y frustración al no poder realizar nuestros propios sueños y de esta manera confirmarle a la voz interior que uno está destinado a fracasar.

Lo bueno de entender todo esto es que, aunque parezca lo contrario, uno no es su mente. Es decir, obviamente somos nuestra mente pero a la vez no lo somos. Semejante entendimiento vino de un regalo de mi hermano Juan, un libro de Eckhart Tolle llamado “El Poder del Ahora”. En él, Tolle explica como esa “voz” en nuestra cabeza está construida a partir de nuestro pasado, lo que muchas veces distorsiona nuestro presente y nos trae infelicidad y sufrimiento. Entonces, al hacernos observadores de nuestros propios pensamientos, sin juicios ni condenas a éstos, empezamos a darnos cuenta de que por un lado estoy YO y por otro lado mi “voz interior”. Al dejar de identificarnos con nuestra mente, con nuestros pensamientos, recuperamos el poder sobre nuestra vida, permitiéndonos estar presentes en el ahora, logrando vencer el mayor obstáculo en nuestra felicidad: nosotros mismos.

Convertirme en una especie de testigo ocular de mis propios pensamientos me ha ayudado a no procrastinar, al menos no tanto. Cuando me siento a trabajar en algo importante y mi mente comienza a distraerme, respiro y la observo. Miro qué pensamientos llegan, con qué quiere distraerme. A veces son bobadas porque el cerebro prefiere ahorrar energía cueste lo que cueste, entonces quiere ver otro episodio de Family Guy en lugar de ponerse a trabajar. Otras veces me distrae con mis propios miedos y traumas y esos son más difíciles de observar desde la tribuna. La meditación ha sido una herramienta clave para esto. A la mente también hay que entrenarla para ponerla a trabajar como uno quiere, no como ella decide.

Ahí voy entonces, día tras día, luchando contra mí misma, contra la pereza de mi mente ahorradora de energía, contra el impulso de procrastinar. Ahora que estoy construyendo uno de mis más grandes sueños, no me queda tiempo de dejar que mi mente gobierne mi vida. Estoy enseñándome que la disciplina es más importante que la inspiración y que cuando mi mente viene a dañarme el parche, a torturarme con sus temores y a incitarme a mandar todo a la mierda, le contesto “NOT TODAY MONITA, HOY ESTAMOS OCUPADAS TRABAJANDO”.

VIDA REAL – EPISODIO 7: FELICIDAD

VIDA REAL – EPISODIO 7: FELICIDAD

En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de conversar con Sylvia Ramírez, conferencista y autora del best seller FELICIDAD A PRUEBA DE OFICINAS, acerca de la felicidad, cómo entenderla y vivirla diariamente.

VIDA REAL

PRODUCCIÓN, DIRECCIÓN Y LIBRETOS: Verónica Orozco Abad

INGENIERÍA: Maria Elisa Ayerbe

POST PRODUCCIÓN: Nicolás Achury

MÚSICA ORIGINAL: Felipe Navia y Nicolás Achury

Todos los derechos reservados INDIO FILMS CORP.

VIDA REAL – EPISODIO 6: GÉNERO

VIDA REAL – EPISODIO 6: GÉNERO

Para este Podcast tuvimos el placer de hablar con Matilda González Gil, abogada, activista y youtuber que nos habló sobre la diversidad, la construcción del género nuestra sociedad y de mentiras tan peligrosas como la ideología de género.

VIDA REAL

PRODUCCIÓN, DIRECCIÓN Y LIBRETOS: Verónica Orozco Abad

INGENIERÍA: Maria Elisa Ayerbe

POST PRODUCCIÓN: Nicolás Achury

MÚSICA ORIGINAL: Felipe Navia y Nicolás Achury

Todos los derechos reservados INDIO FILMS CORP.

8M: NO HAY NADA QUE FESTEJAR

8M: NO HAY NADA QUE FESTEJAR

Yo no sé si ustedes se acuerdan pero cuando estábamos en el colegio celebrábamos todos los 12 de octubre el “Día de la Raza” y ese día, había acto cívico al rayo del sol por 3 horas, en el que con comparsas de niñas disfrazadas – varias haciendo black face ante la falta de diversidad del colegio – y otras representaciones artísticas, que iban desde poemas eternos a Colón a canciones mal rimadas para la Madre Patria, le agradecíamos a los españoles el haber venido a culturizarnos y bautizarnos, hasta que un día ¡BUM! sonó “V Centenario” de los Fabulosos Cadillacs en alguna fiesta de Quince y desde ese día, no hay 12 de octubre que no piense “no hay nada que festejar” *Les deja la canción abajito del texto pa qué sepan de qué estoy hablando*.

Porque básicamente es cierto, qué festejamos en América ese día si no es el saqueo, exterminio y colonización de quienes estaban aquí antes. El mal llamado Día de la Raza celebramos los horrores, las enfermedades y la sangre que hicieron rodar cuando llegaron a América a llevarse todo sin pagar por nada.

Algo así me pasa ahora con el 8 de marzo, con el Día de la Mujer.  A  pesar de nunca haber sido una ávida celebradora de la fecha, siempre caía en esa moda colectiva de agradecer las rosas, los chocolates, las canciones, las frases cursis y trilladas que nos repiten cada año, en las que nos dicen que somos los seres que evocan la delicadeza, la dulzura, la bondad y el amor y hasta los tampones y toallas higiénicas (que las empresas de productos femeninos se mueren por repartirnos ese día). Porque “¡mujeres, sin ustedes el mundo sería horrible!”. (Mira Néstor, la verdad es que sin nosotras no habría ni mundo entonces me estás citando un hecho irrefutable).

Un día como hoy en la que el mundo nos grita que celebremos nuestra “feminidad”, no tenemos nada que celebrar porque ser femenina se entiende diferente para cada una. Porque no hay un manual de “mujerismo” que haya que seguir para ser mujer de verdad. Porque hay mujeres que nacimos siéndolo y hay otras que tuvieron que hacerse y ellas también hacen parte de ese femenino.

Hoy reconozcamos la realidad de muchas mujeres del mundo. Dejemos de negar que la violencia de género existe porque no nos ha tocado de primera mano. Dejemos de negar que la brecha salarial existe porque en nuestro trabajo todos ganan igual. Dejemos de culpar a las víctimas de abuso por lo sucedido. Dejemos de matar mujeres por el hecho de ser mujeres. Dejemos de decirles qué hacer con sus cuerpos en el contexto que sea. Exijamos el cubrimiento total de nuestros derechos sexuales y reproductivos, exijamos que el aborto sea legal y seguro para todas. Reconozcamos en la lucha de otras la lucha nuestra y no se nos olvide que hasta que todas no estemos bien, ninguna está bien.

Este 8M aprovechemos que el mundo nos está mirando para exigir lo que se nos ha negado por tanto tiempo. El silencio no nos protegerá y aquello que hoy le pasa a otra, es lo que nos puede pasar a nosotras después. Mientras nuestros derechos sigan siendo vulnerados y la equidad no exista, así como cada 12 de octubre, para mí “no hay nada que festejar”.

VIDA REAL – EPISODIO 5: SLOW FASHION

VIDA REAL – EPISODIO 5: SLOW FASHION

En este episodio de VIDA REAL, hablamos con @LARUBIAINMORAL humanista y fundadora de la plataforma de sostenibilidad, feminismo y arte INMORALE.COM, quien nos ayudó a comprender el sentido del Slow Fashion o Moda Sostenible y cómo esta filosofía de vida puede ayudarnos a salvar el planeta.

VIDA REAL

PRODUCCIÓN, DIRECCIÓN Y LIBRETOS: Verónica Orozco Abad

INGENIERÍA: Maria Elisa Ayerbe

POST PRODUCCIÓN: Nicolás Achury

MÚSICA ORIGINAL: Felipe Navia y Nicolás Achury

Todos los derechos reservados INDIO FILMS CORP.

San Valentín en los tiempos de Social Media

San Valentín en los tiempos de Social Media

Hoy se celebra mundialmente el día de San Valentín, el día de los enamorados, el día del amor. Hoy se inundan las redes sociales de memes clichesudos, de frases romanticonas, de fotos de parejas perfectas. #CoupleGoals como dicen por ahí.

A pesar de ser un día en el que supuestamente vibramos en puro amor, para muchos no es más que un recordatorio de su propia soledad, de relaciones que quisieran tener y no tienen, de compararse con otras parejas que  aparentemente son más bonitas y más felices.

Que sea este el momento de recordar que esa vida de Instagram perfecta no existe. Que esas fotos hermosas de parejas que admiramos son solo una parte de sus vidas, esa parte que deciden compartirnos. Que jamás veremos sus discusiones, ni sus problemas, ni sus peleas pendejas por la ropa tirada en el suelo o sus peleas complejas por unos cachos. Que #CoupleGoals no es más que un hashtag y que la pareja perfecta es la propia, esa que uno tiene con la persona que ama y que también lo ama a uno.

Que tener pareja no es indispensable para ser feliz y que es mejor estar solo que estar con alguien por estar. Que la soledad es maravillosa para conocerse a uno mismo y que un día en el que se celebra el amor, también incluye al amor propio. Que es el día ideal para consentirse a uno mismo como si Cupido te hubiera flechado mientras te mirabas al espejo. Que estar enamorado es hermoso y no estarlo también. Que no hay normas cuando de vivir el corazón se trata y que eso está bien.

La vida trata de decirnos todo el tiempo que lo que somos y tenemos no es suficiente, que necesitamos más o necesitamos diferente. Solo por hoy, decide no compararte, no juzgar ni juzgarte, no sentirte menos o más. Que un día que tiene al amor como bandera no venga cargado de nada que no sea bueno para el corazón.

Si las redes sociales en un día como hoy, te ponen ansioso o triste, no las veas. No te exijas más de lo que puedes soportar, es mejor darse espacio y protegerse a tener que reponerse después. Y decidas lo que decidas, jamás olvides que todos, incluyendo esas parejas hermosas y perfectas, somos humanos lidiando con nuestros propios retos, luchando por vivir la vida que queremos.

Mucho amor por cada uno.